Recorrido Urbano #1: Plaça de Sants (Barcelona) – Parque de Can Mercader (Cornellà)


El pasado sábado, 5 de octubre de 2013, llevamos a cabo la primera actividad/experimento dentro del marco del Proyecto LUPA. En parte, dicho proyecto tiene como objetivo estudiar la relación entre la percepción del entorno, la creación audiovisual y la práctica de los espacios urbanos. Basándonos de lejos en las prácticas del situacionismo o el land art y en diversos textos de antropología urbana, estamos interesados en los paseos y recorridos por lugares poco explorados de la ciudad, para observarlos, reflexionarlos y crear a partir de ellos.

Este primer paseo se realizó aprovechando una actividad programada por los colectivos LaCol y Raons Públiques, dentro de una serie de actividades destinadas a facilitar la participación vecinal en el proceso de transformación del espacio conocido como “Calaix de Sants” (cajón de Sants), un punto conflictivo del barrio barcelonés de Sants en el que las vías del tren (la estación de Sants, núcleo central de las comunicaciones por ferrocarril, está muy cerca) provocan una fractura, partiendo el tejido urbano en dos. Sobre estas vías se ha construido una enorme estructura de cemento y cristal que las cubre a lo largo de 700 metros, y sobre las que, supuestamente, se querría situar un parque, decisión que no es bien vista por todos los vecinos. Como colofón del proceso participativo, los organizadores quisieron dar un paseo que llevase el proceso de transformación a la totalidad del área metropolitana, para hacer entender a los vecinos que este tipo de grandes decisiones infraestructurales no sólo se circunscriben al área concreta que afectan. Abrir la escala.

Por nuestra parte, nos dedicamos a observar, grabar en vídeo (podéis verlo encabezando el post), dibujar esbozos y grabar algunos audios. Nuestro criterio era el puro interés personal en lo que percibíamos. Las reflexiones que apuntamos a continuación se articularon más bien a posteriori, dejando a la intuición hacer su trabajo durante el recorrido.

Natxo 

La ciudad me parece hecha de discontinuidades, rupturas y superposiciones. De acumulación de ruidos y trabas físicas. Los muros parecen estar por todas partes, la conexión se hace difícil, no parece haber un horizonte determinado. En el centro de la ciudad, todo es claro. Conforme nos alejamos, la ciudad se vuelve críptica, indescifrable, el peatón está obligado a luchar contra vallas, muros, desniveles. El tren, desde ese punto de vista, corta como una navaja, parece una representación de la preponderancia de la mercancía. Las vallas y las rejas están por todas partes, grandes y pequeñas. Conforme nos adentramos en la periferia, aparecen muchos espacios abiertos y olvidados, aparece un desorden que en realidad no parece tan desordenado como los paisajes anteriores, todo suturas, cemento, golpes de sierra. Aquí los paisajes parecen disolverse, crear incongruencias, pero uno se siente cómodom la vista fluye. Me pregunto cómo afectan las fracturas físicas de la ciudad, el constante enfrentamiento a barreras visuales y físicas a quienes las viven cotidianamente.

Anna

“Començo amb la sensació d’excés d’informació, més que una deriva és un recorregut guiat i no em trec del cap la possible contaminació o perversió que estan patint els meus sentits. Puc imaginar el passat i el futur del que camino però en la direcció que m’estan marcant.

M’allunyo del grup.

Entrem en territori que em porta records. No he estat per aquests carrers abans però els he viscut i caminat per relats de família. Em són propers. Acabo orientantme, sabent que hi ha rutes que he fet durant anys en cotxe i d’altres que em deixava arrossegar de la mà. Els sons no són els que sento sinó els que estan a la memòria”.

 

Ubicuidad y espejismo


Interesante video que plantea, desde una estética propia de la ciencia ficción y con un toque pretendidamente artístico, una reflexión sobre la relación entre los mapas generados por GPS y la topografía real de los lugares, entendiendo ambos planos como paralelos y en evolución, no como copias exactas (teniendo en cuenta los errores de paralaje a los que están sometidos los satélites en rotación, y los posibles glitches informáticos a la hora de transmitir y recibir información). Desde este punto de vista, bastante poético, los mapas por satélite serían en realidad reflejo de un mundo inexistente, un espejismo, que acabamos sin embargo considerando más real que los lugares físicos en si.