MdF #4: Léos Carax tiene las llaves de tu cabeza

A Léos Carax nunca se le ha dado bien dejar indiferente a los demás. Sus películas, al igual que su persona/personaje, son de esos que dividen al personal y generan agrias polémicas a gritos en los supermercados. Genio renovador para unos, un pretencioso de cuidado para otros. Glorioso enfant terrible o franchute ectoplásmico.

Sea como sea, nadie negará que es un tipo valiente. Que en cada una de sus películas ha llevado su lenguaje personal al límite de sus posibilidades. Y quizás en ninguna otra lo haya hecho tanto y de forma tan fascinante como en “Holy Motors”, la película que le hizo ganar una Palma de Oro en el Cannes de 2012, después de muchos años de sequía creativa durante los cuales apenas se supo de él.

Captura de pantalla 2016-03-15 a la(s) 00.13.07

¿Y qué es “Holy Motors”? Difícil describirla en tan solo unas pocas frases. Un canto elegíaco a la tarea del actor y a una manera de hacer cine que se ahoga en un mar de pantallas y píxels. Una deriva por las calles impersonales de un París en proceso de desaparición. Un sueño que poco a poco se convierte en una pesadilla de la que no se puede escapar. Una defensa fiera de la belleza que a veces encontramos en los lugares más insospechados, y en el poder imperfecto del amor.

Todo eso, sí. Y también una de las representaciones más perfectas que se recuerdan en la historia reciente, de lo que significa caminar por las calles de una ciudad contemporánea con los ojos desbordados, sintiendo a cada paso como algo por dentro se nos rompe y se recompone y se reorganiza en forma de nuevas y complejas identidades que a veces sólo existen en las tripas de nuestros teléfonos móviles.

De todo esto y más, hablamos en el último episodio de Mutaciones del Fantasma, esperando que os sea provechoso y que si es así, compartáis vuestras impresiones con nosotros.

¡Que lo disfrutéis!

 

El “nomadismo psíquico” como táctica

hakimbey_portada

“Extiende un mapa del terreno; superpón sobre él un mapa de los cambios políticos; sobre él, otro de la Red, particularmente de la contra-Red con su énfasis en la logística y el flujo de información clandestina; y finalmente, sobre todos ellos, el mapa 1:1 de la imaginación creativa, de los valores, de la estética. Las coordenadas resultantes cobran vida, animadas por remolinos y brotes de energía, coágulos de luz, túneles secretos, sorpresas.”

Hakim Bey
Zona Temporalmente Autónoma