Luping #2: “The Human Scale” (Andreas Dalsgaard, 2012)

Luping#2

Para nuestra segunda sesión de Luping elegimos otra película danesa, aunque esta última no tenga nada que ver con la primera. “The Human Scale” es un documental que, esta vez sí, habla directamente de la ciudad y de sus habitantes. Habla del momento actual, de nuestro momento, de los problemas, retos y soluciones a los que se enfrentan las grandes ciudades de hoy, de cómo nos relacionamos con el espacio público y con el resto de seres humanos con los que compartimos entorno urbano. A partir de los estudios de Jan Gehl, arquitecto y urbanista danés cuyo trabajo, centrado en la creación de espacios que favorecieran el contacto ciudadano y en la observación de las dinámicas de interacción social,  durante los años 60 y 70 tuvo gran importancia a la hora de hacer de las ciudades danesas lo que son hoy, la película analiza los casos de cinco grandes ciudades enfrentadas al futuro y a la posibilidad de crear una ciudad mejor.

A continuación, nuestras impresiones al respecto, que como ya sabéis no tienen por qué estar centradas en un aspecto concreto, sino que obedecen más bien a las impresiones y reflexiones que la película nos ha generado, siempre tratando de desentrañar cómo se relaciona el texto fílmico con las ideas de lo urbano.

Anna

Destaco la idea de solucions genèriques per a problemàtiques diferents i com ciutats que no tenen res a veure l’una amb l’altre acaben assemblant-se i adoptant formes i sistemes de creixement mimètics. A la Xina, per exemple, en menys d’una generació ha canviat totalment la forma de les ciutats, hi ha hagut un creixement urbà i econòmic desorbitat que ha fet minvar la capacitat dels ciutadans de reconèixer la seva pròpia ciutat. És necessària una adaptació express a les noves condicions de vida: la rapidesa, els vehicles, les vies ràpides, treballar lluny de casa, haver de dedicar més temps en arribar-hi i per tant retornar més tard als vespres,situació que limita la seva relació amb el veïnat.

A Dhaka s’ha produït el creixement més gran del món, hi ha un sobre excés de cotxes tant circulant com aparcats. El vianant ha quedat relegat a un segon lloc, a la ciutat no hi ha espai de trànsit per ell. Les ciutats modernes s’han adaptat a aquesta rapidesa que actualment tot ho mou. No cal pensar, només actuar, construir en aquest cas, per a les necessitats del moment, sense plantejar si realment són necessitats, si són voluntats i a qui van dirigides. Poc a poc els vianants, que serien els personatges que interactuen entre ells a cota zero, han vist restringits els seus espais de relació, se’ls desposseeix d’aquesta eina de sociabilitzar-se i de cooperar.

Cada cop més la identitat de les persones acaba trobant-se en l’interior de les llars i les ciutats iguals totes elles, són indefinides i neutres.

Eliseu

(reflexiones relacionadas con Luping #3: “Do The Right Thing” de Spike Lee)

Personalmente percibo dos grandes polos, igual de grandes y alejados que el Polo Norte y el Polo Sur. Que afectan verticalmente todo cuanto tocan.  No soy capaz de sintetizarlos ni de empaquetarlos aunque quizás pueda enumerarlos.

Hablo de la ideología que antepone a uno mismo por encima de los demás y de aquella que contempla el contexto humano y no discierne entre el yo y el mundo. Lo global y lo local. El Fuck the context contra la cultura y lo vernáculo. Lo formal contra lo informal. La opulencia y la humildad. La alienación por encima del compromiso. Lo rápido y lo lento. Aquello que cuesta dinero y aquello que cuesta tiempo. La volición frente a la necesidad. La atención y el descuido.
Formas de egoísmo al fin y al cabo. Ambas películas se posicionan abiertamente al respecto.

Centrándome en los recursos formales empleados, veo que tienden a converger a la hora de representar dichos polos:

La urbanidad local se representa de cerca. Suficientemente cerca como para identificar y diferenciar a las personas que aparecen en imagen. Comprimiendo el plano, sin prestar atención a lo que hay detrás o a lo lejos. Casi siempre en perspectiva oblicua, con los dos puntos de fuga fuera del cuadro. Como un continuo horizontal que ni empieza ni acaba. A pie plano, en planta baja. Es menos precisa y hay más libertad de cámara.
Se apoya en planos interiores de edificios, normalmente salas y habitaciones de viviendas, donde se profundiza en la vida de la gente, lugar en el que se identifican rasgos culturales, sociales, etc.

La ciudad global se entiende como antagónica incluso en la forma narrativa. Se transmite la sensación de globalidad a través de no lugares. La composición del plano es sobria y elegante. La cámara y el contenido están lejos, generando una distancia física y conceptual entre el espectador y la ciudad. Graban los edificios en altura, prescindiendo las plantas bajas y los espacios comunes. Normalmente en perspectiva frontal donde el continuo ya no es horizontal sino vertical, moles de hormigón y acero infinitas por arriba y por abajo.

Natxo

– La película plantea la ciudad desde el conflicto entre identidad individual y colectiva, entre interior y exterior. El formato panorámico es clave para dar sensación de amplitud y deshumanización en los planos de exterior, en las no ciudades, los no lugares que retrata, y clave en las calles concurridas, en los planos cerrados de multitudes, en los encuadres que hace en las entrevistas (siempre en interior) situando a los personajes en el centro de la composición y con todos sus detalles privados domésticos alrededor. El formato y su uso nos habla de la tensión entre lo íntimo y lo externo y colectivo. El uso de grandes panoramas, de planos cenitales, largos travellings con teleobjetivo, capas de acero y cristal y de macroautopistas, unidos al montaje y una banda sonora constante son un recurso interesante para generar la sensación de ciudad perpetua (a la manera de un Gotham) que sólo es interrumpida por las interacciones humanas.

– Puede que la película sea DEMASIADO hermosa, demasiado bien construida, compuesta, editada. El mensaje es claro, pero no acaba de ser contundente, quizás por lo bello que es todo, por crear cierta distancia estética entre lo representado y la representación ¿Belleza vs. Verdad, quizás? El uso de cabezas parlantes también es una manera de añadir distancia, de construir un mensaje en paralelo, un engrase que hace encajar el conjunto, pero sin dejar que las imágenes hablen por sí mismas, cosa que tampoco creo que se pretenda en este caso, ya que perderíamos mucha información teórica relevante.

Es importante señalar que vimos una versión un tanto mutilada de la película, no la que se pasó por festivales, unos 20 minutos más larga.

“Nostalgies” o ese lugar que tal vez nunca existió


“There are as many nostalgias as there are times, countries, nationalities, traditions, beings. In order to capture the plurality of the definition, the chosen role for this purpose is that of a documentarist, an interpreter, an aesthetic observant. The film is a visual experimentation exploring these different definitions by putting together different audio and visual testimonies. Going backwards, forwards, the mind recreate a new time ; not a new house nor a lost city, but a new present.”

Recorrido Urbano #2: EXPO 2008 (Zaragoza)


A mediados de octubre aprovechamos un viaje a Zaragoza para pasearnos por el semiabandonado recinto de la EXPO que tuvo lugar en Zaragoza en 2008, y que lamentablemente, después del enorme desembolso e impacto ecológico y urbano que supuso para la ciudad viene sufriendo el mismo destino que otras sedes de pasados eventos similares.

Hoy los terrenos que acogieron la EXPO son un espacio negado, una especie de fantasma distópico que apenas acoge vida y en el cual, además, muchos espacios permanecen vallados, prohibido el acceso, mutilado su aprovechamiento por parte de una ciudadanía que apenas disfrutó de los supuestos fastos de la fiesta durante unos meses hace 5 años. Ya nadie se acuerda de aquello, pero sus construcciones quedan en pie como ruinas de un futuro que nunca llegó.

Natxo

Es doloroso y triste pasear por estos jardines. Se hace difícil ver tanta valla, tanta señal de prohibido. Edificios a medio construir, otros acabados pero vacíos de actividad, o que han sido expoliados, robado el cobre, los azulejos, incluso apedreadas las puertas. Paseo por una ciudad que no existe, que se exhibe a sí misma ajena a su propia pobreza. Los aspersores funcionan todos los días. Es lunes pero por allí casi no pasa nadie. Muros de hormigón, grandes geometrías. Despachos punteros inventando tecnologías que no servirán a nada, a nadie. Un puente pabellón único en su género (según nos informan los carteles diseminados por el recinto) que se alza como un tumor encima de un río incapaz de soportarlo.

Los grandes arquitectos proyectan: no se sabe qué uso se le dará a la obra, tanto da. Se genera entonces una acumulación de estímulos extraños: barreras que no impiden el paso de nadie, taquillas que no venden entradas, puntos de información a los que nadie acude pero que sin embargo están forrados de símbolos de prohibición. Se ve un anfiteatro que no acoge ya ninguna actuación, ni lo hará, ha sido vallado (de nuevo las vallas, siempre las vallas, obsesión contemporánea y al mismo tiempo un elemento contrario a la idea misma de ciudad, de elementos mezclados, de ósmosis).

Ruinas de la economía de la deuda, edificios vacíos, usos mutilados. La ciudad vive de espaldas a esta realidad de cemento que supuestamente habría estado pensada para todo lo contrario. Una ciudad del agua dentro de una ciudad en el desierto. Un espacio pensado casi para prohibirse a sí mismo. Construido como exhibición con el dinero de todos pero que de facto ni siquiera es para unos pocos, sino para nadie.

Anna

Arribar a un lloc on només pots veure el passat, un passat ostentós que provocà la construcció desmesurada de m2 i més m2 del que actualment són runes o buits. Em sembla fins i tot graciós el fet de veure de fons el desert dels Monegros, àrid, pelat, deshabitat i com es relaciona amb l’espai de l’Expo, un buit semi en runes que no deixa de ser un desert construït.

Tenim tot el que cal per a una gran exposició: grans vies de connexió, aparcaments inabastables, grans zones verdes amb parcs infantils i cafeteries, pavellons de totes les mides i colors i fins i tot, un telecadira! Ja ha passat, fa molt temps, l’esperada exposició. I ara que? Doncs ara ens dediquem a mantenir els parc i jardins ben cuidats i regats i a buscar usos per a totes les construccions, la meitat d’elles en estat deplorable.

Passejant es té sensació de fracàs. Per una banda, obvi per la mala gestió de recursos, economia i necessitats que generen espais de consum ràpid i no planificats per ser viscuts en el futur. I per una altra una sensació de fracàs com a societat que permetem que uns quants gestionin la nostra ciutat i ens diguin com i quan la hem de viure.

01

02

03